Región natural de Guelaya

En la parte norte del Magreb, usualmente -con distintas diserciones- se ha considerado a Guelaya, desde el punto de vista geográfico, como estribación oriental de la región del Rif, palabra que probablemente provenga del árabe “Riff”, que alude a “ribera” o zona fértil costera.La región natural de Guelaya está limitada en el norte por el Cabo Tres Forcas, en el sur por Monte Arruit, en el este por la Mar Chica y Río Zeluán, y por el oeste por el río Kert (Sammar).

Su nombre, “Al Kelaia” proviene de “Kal-aits”, que viene a significar “zona de fortalezas”, probablemente por la existencia de antiguos castillos como los de Cazaza, Tazuda y Melilla, algo parecido a la “Castilla” de la Península Ibérica. Este nombre evolucionó de “Guelaya” a “Guelaia” o de “Kelaya” a “Kelaia”.

Está poblada de indígenas de raza berberisca amazirga, algo arabizada, a veces cruzada con raza negra, hablando “amazig” o bien árabe vulgar. Este pueblo se constituo históricamente por tribus unidas por lazos familiares, formando 5 cábilas:

  1. Beni Sicar (158 km2). Ocupa el Cabo de Tres Forcas y la zona oeste de la región de Melilla.
  2. Mazuza (106 km2). La más rica y poblada, ocupa la parte este del Macizo del Gurugú: Melilla, Beni-Enzar, Nador, Seganga, Tauima, Zeluan.
  3. Beni-Bu-Ifrur (169 km2). Existen criaderos minerales que ocupan el macizo del mismo nombre: Beni-Bu-Ifrur, en las también conocidas minas de Uixan.
  4. Beni-Bu-Gafar (78 km2). Comprende la parte oeste del macizo del gurugú, desde Isaguen a Sammar.
  5. Beni-Sidel (212 km2). Situada al oeste del macizo de Beni Bu Ifrur, cruza el río Kert hasta la meseta de Tikermín.

YUS RAMOS, R. Y CABO HERNÁNDEZ, J.M. (1986). Guía de la Naturaleza de la región de Melilla. Ayuntamiento de Melilla.


Leave a comment »

Medio ambiente de montaña

Trataremos las peculiaridades del medio físico, las caraterísticas de lso diversos ecosistemas y especies, los aspectos antropológicos y culturales, así como las necesidades de conservación de esta riqueza.

Realizaremos una lectura del capítulo 1. Medio ambiente de montaña -pag. 21 a 52- del libro VV.AA. (s.f.) “Certificado de Iniciación al Montañismo. Texto oficial del primer nivel de enseñanza de la Escuela Española de Alta Montaña EEAM”. Huesca: Barrabés, y contestaremos a las preguntas (pincha para descargarlo en documento word).

Leave a comment »

4. Orientación y cartografía. Introducción.

La orientación es una materia básicas en la formación del técnico en “Conducción de actividades físico-deportivas en el medio natural“, y siempre estará presente en nuestra actividades, ya sean personales o profesionales.

Un técnico debe dominar la orientación como elemento de seguridad en el desarrollo de actividades con clientes, para poder llevarlos siempre de vuelta hacia sus respectivos destinos, habiendo disfrutado de una agradable jornada en la naturaleza.

Al ser un elemento de seguridad deberá practicarse con regularidad para adquirir mayor pericia en la lectura de planos y automatizar las maniobras con brújula y plano.

Realizaremos una lectura del capítulo 5. Orientación y cartografía -pag. 151 a 203- del libro VV.AA. (s.f.) “Certificado de Iniciación al Montañismo. Texto oficial del primer nivel de enseñanza de la Escuela Española de Alta Montaña EEAM”. Huesca: Barrabés, y contestaremos a las preguntas (pincha para descargarlo en documento word) relacionadas con principios de cartografía (meridianos y paralelos, proyecciones, coordenadas, escala, tipos de mapas); mapa topográfico, orientación, utilización de la brújula, técnicas y tácticas de orientación.

Leave a comment »

“Un poquito de por favor” en la marcha en grupo

Caminar en compañía de otras personas implica un cierto comportamiento cortés y considerado que ayuda a hacer la marcha más amena y efectiva.

1.     Evita ir demasiado pegado a la persona que precede. En lugar de ser la sombra de tu compañera, deja espacio permaneciendo a tres o cuatro pasos de distancia.

2.     Mira detrás de ti antes de soltar una rama que hayas tenido que apartar a un lado. Avisa a las personas que llevas detrás para no golpearlas con ella. Es preferible pasar entre las ramas que agarrarlas, salvo que lo necesites para salvar un paso o guardar el equilibrio.

3.     Apártate del paso cuando te detengas para atarte los cordones, ajustar la mochila, tomar una foto o contemplar el paisaje. Si es posible, colócate en el lado del monte respecto a los que pasen junto a ti.

4.     Pide permiso para adelantar y elige un lugar adecuado para hacerlo, en lugar de abrirte paso a codazos.

5.     Actúa cortésmente cuando te encuentres con un grupo que venga en sentido contrario. Tradicionalmente, el grupo que baja se aparta para dejar que el grupo que asciende pueda proseguir sin romper el ritmo. Sin embargo, en terreno escarpado o si el grupo que desciende es mucho mayor, puede ser más correcto que las montañeras que suben se aparten y se concedan un respiro.

6.     Marca un ritmo que permita hacer un buen tiempo pero que no agote a los miembros del grupo más lentos. Si alguien no puede seguir el paso del grupo, ajusta éste en función del tipo de terreno y las condiciones meteorológicas, de modo que nadie se quede demasiado atrás. No permitas que nadie vaya solo, ni por delante ni por detrás. Dale tiempo al último para alcanzar al grupo en las paradas de descanso… y tiempo para descansar cuando llegue.

7.     Evita quedarte muy atrás, a fin de no perder contacto con los demás y obligarles a esperarte continuamente.

8.     Si un miembro del grupo marcha a un ritmo inaceptablemente lento, puede ser conveniente que se vuelva acompañado por otra montañera, o que espere en un punto de encuentro seguro.

9.     Prueba la táctica deponer a la persona más lenta delante marcando el ritmo. Este incentivo puede hacer que una montañera lenta marque un ritmo más rápido del habitual

 Fuente: Desnivel. Especial material (2006/2007). Pag. 161.

ACTIVIDAD

  1. ¿Qué ritmo debemos llevar?
  2. ¿Qué hacer si una persona se queda atrás?
  3. ¿Cómo actuarías si un grupo viene descendiendo por el mismo camino que tú?

Leave a comment »

Guía de la Sierra de las Nieves. Actividades

Lee las páginas 18 a 73, 262 a 265 y 280 a 284 del libro FLORES DOMÍNGUEZ, R. y RODRÍGUEZ GONZÁLEZ, A. (2008; 3ª edición) “Sierra de las Nieves. Guía del Excursionista”. Málaga: La Serranía y contesta a las siguiente preguntas (pincha para descargar las actividades en un documento word).

Leave a comment »

Técnicas de progresión. Actividades.

Lee el capítulo “Técnicas de progresión” (pag. 131 a 149) del libro VV.AA. (s.f.) “Certificado de Iniciación al Montañismo. Texto oficial del primer nivel de enseñanza de la Escuela Española de Alta Montaña EEAM”. Huesca: Barrabés y contesta a las siguientes preguntas (pincha para descargarlo en documento word) relacionadas con la biomecánica de la marcha, ritmo, técnicas generales de progresión, técnicas específicas según el tipo de terreno, progresión en grupo y didáctica de las técnicas de progresión.

 

Leave a comment »

3.7. Técnicas de progresión. Marcha nórdica

walker11111La marcha nórdica (nordic walking) se origina en los países nórdicos como alternativa al esquí de fondo cuando no había nieve. Su popularización por el norte y centro de Europa ha sido vertiginosa (4 millones de practicantes en Alemania) a partir de que a finales de los años 90 se empezara a comercializar su material principal: los bastones. A diferencia de los bastones de senderismo, los de marcha nórdica tienen una dragonera que permite coger y soltar el mango.

Existen diferentes modalidades para su práctica: en el agua, en la playa, con patines… pero la más común es la marcha por senderos naturales.

Marcha nórdica. Barranco del Quemadero. BlogEntre los beneficios están una mayor implicación de la musculatura (90%) -hace el ejercicio de la marcha más completo-, disminuye las sobrecargas en articulaciones de piernas y columna -previene lesiones y es recomendable para quien las tiene-, desarrolla la coordinación y mejora la postura corporal -espalda recta-.

baston1En clase, una vez comentado su origen y popularización, diferencia con el senderismo y los beneficios de la marcha nórdica, repartiremos unos bastones para cada persona (incidiendo como los ¡¡almacenamos!!). Explicaremos el ajuste de la altura de los bastones -altura del ombligo- y la colocación de las dragoneras -diferenciar izquierda “L: left” y derecha “R: right”-.

A continuación comenzaremos la marcha arrastrando los bastones -sin cogerlos por el mango- y prestando atención en llevar una marcha normal coordinando paso de pie hacia delante con brazo contrario sin flexionar excesivamente los codos y mantener el bastón retrasado. Debemos llevar la cabeza bien alta, mirando el horizonte como criterio para mantener una buena postura y no obsesionarnos con la técnica. Comenzaremos a clavar el bastón para impulsarnos, coincidiendo el impulso del bastón con la pierna contraria; como criterios para esta fase está mantener los codos semiextendidos y notar un impulso hacia delante gracias al bastón. Combinaremos arrastrar con clavar y de manera casi natural aprendemos a coger y soltar el mango (parecido a ordeñar). Una vez coordinemos todo de manera natural y progresiva, empezaremos a atender otros detalles como acompañar el movimiento de los hombros con los brazos. Es decir, la progresión sería: altura de los bastones, colocación de las dragoneras, arrastrar los bastones para coordinar pie brazo contrario, mantener la mirada al horizonte, empezar a clavar el bastón e impulsarnos, coger y soltar el mango, y por último coordinar el movimiento de los hombros que acompañan a los de los brazos.

3-coordinacion-nwPodemos analizar la marcha nórdica desde las “Fases de la técnica de márcha nórdica” para observarnos entre parejas y coevaluarnos con los siguientes criterios:

  • La altura del bastón es adecuada.
  • La pierna se mueve al unísono del brazo opuesto.
  • Los brazos están semiextendidos.
  • Los bastones están inclinados diagonalmente hacia atrás.
  • Se impulsa con los bastones.
  • Las manos y bastones pasan cercanos al cuerpo.
  • Abre la mano al terminar el impulso con el bastón.
  • Lleva rápidamente el bastón hacia delante.
  • Los hombros están relajados y acompañan el movimiento de los brazos.
  • Avanza en línea recta.
  • El pie rueda totalmente del talón a los dedos.
  • Mira hacia delante.

Para más información ver el siguiente powerpoint:

Como actividad de evaluación proponemos el siguiente cuestionario: “Cuestionario de técnicas de progresión con bastones“.

Leave a comment »