Hidrografía de Guelaya

Para comprender el carácter de la cuenca hidrográfica de la Guelaya, podemos establecer un línea de 55 km, a modo de divisoria de aguas, que atravesaría la región de norte a sur, pudiendo ser considerada como la directriz topográfica del nervio orográfico principal, del que irradiarían en dirección normal , otras formaciones secundarias.Esta línea comenzaría en el sur a 200 m sobre el nivel del mar, en los llanos del Gareb, elevándose 400 m en los montes de Bu-Sherit, luego forma un collado a los 240 m (donde nace el río Melha), elevándose posteriormente a 470m al cruzar el monte Harcha; luego desciende a 300 m en el collado de Iberguren y sube a la cota máxima del Uixan (alrededor de 700 m), luego baja algo en el At-laten (180 m) y vuelve a elevarse brúscamente a 620 m en el Gurugú (dejando al este las cotas máximas, debido a la posición del río de Oro). A continuación baja un collado de 170 m, cerca de Arranú, donde asciende nuevamente formando una meseta que alcanza 415 m en el Taryat, de donde desciende brúscamente a 170 m para volver a subir a 320 m, y tras pequeñas oscilaciones, termina en la punta del Cabo de Tres Forcas.

Dadas las fuertes pendientes que presentan los macizos montañosos, la proximidad de sus máximas cotas respecto al mar, y el régimen torrencial de lluvias, la red hidrográfica de la Guelaya es de tipo torrencial, exorreica o endorreica, según los casos, con un régimen hidrológico de lluvias invernales. Por ello, en este conjunto los cursos tienen un corto recorrido, y en general, no resulta apropiado considerarlos como auténticos ríos, sino más bien arroyos o torrentes mediterráneos. El trazado de la red hidrográfica actual es moderno, debido a los ríos que han excavado sus cauces, ya avanzando el Pleistoceno, gracias a la poca dureza del terreno, esencialmente en el terciario y cuaternario.

Atendiendo a la línea divisoria de aguas descrita, podemos considerar dos cuencas hidrográficas, situadas al este y al oeste de aquella:

A. Cuenca oriental o de la Mar Chica. Caracterizada por cursos de diversa índole, que adquieren el carácter de barrancos, secos en la mayor parte del año, o bien algo más importantes. Podemos distinguir los siguientes grupos:

  1. Barrancos orientales de Tres Forcas. Son cursos esporádicos de corto trayecto, que vierten en los acantilados orientales de esta península. Destaca el arroyo de Ayelmán o río Salado, que aprovecha la depresión producida por la falla de Ayelmán y desemboca en la Cala del Peñón Hendido.
  2. El río de Oro. Llamado Uad Medduar, que alude a la sinuosidad de su trayecto, es el curso más importante que desemboca directamente en este lado del mar. Nace en el macizo del Gurugú, recogiendo aguas procedentes de la meseta de Tazuda y del pico Taquigriat. Su curso, de más de 21 km, inicialmente dirigido hacia el norte, y al parecer con tendencia a seguir hacia el oeste, cambia bruscamente de dirección (posiblemente debido a un basculamiento general de la región hacia el este), en las proximidades del Zoco El Had (Beni Chicker), donde se curva hacia el este, uniéndosele como afluentes, el Tigorfaten a la izquierda (procedente de la meseta terciaria) y el Farhana y Sidi-Guariach a la derecha (procedentes de barrancos septentrionales del Gurugú). En este punto, el valle del río se ensancha ampliamente, tomando el aspecto de una vega, donde se asienta la población de Melilla, desembocando en la bahía situada al sur del promontorio de la fortaleza de Melilla, aunque su verdadera desembocadura, antes de la intervención humana, estaba situada más arriba del emplazamiento actual, al norte del cerro de San Lorenzo, aprovechando una depresión de origen tectónico, situada en lo que hoy es la calle principal de la ciudad: “Avda. Juan Carlos I”. La extensión de su cuenca es aproximadamente de unos 85 km².
  3. Barrancos y ríos de la Mar Chica. En la falda oriental del macizo del Gurugú se forman abruptos barrancos, el más importante de los cuales es el que forma el arroyo Mezquita, que desemboca en Beni-Enzar; otros barrancos presentan otros cursos esporádicos que desaparecen antes de llegar a la Mar Chica. Procedentes del macizo de Beni Bu Ifrur, destacan algunos cursos que forman vaguadas de origen tectónico. Por el sur destaca el Jemis, que nace cerca del Zoco El Jemis, y cuyo curso, incialmente dirigido de sur a norte, toma luego la dirección este y, rodeando al monte Afra y recibir como afluente oriental el Harro y como afluente occidental el Bocoya y el Iberkanen, desemboca en la Mar Chica, cerca de Tauima. Otro curso procedente del citado macizo es el Uixan que desciende de las máximas cotas del macizo, y aprovechando una depresión tectónica, desciende, pasando por San Juan de las Minas, hasta desembocar en la Mar Chica.
  4. El río Tegaud o de Zeluan. De unos 16 km de recorrido, y limitando en el sureste a la Guelaya, es el curso principal de la cuenca hidrográfica. Nace en Monte Arruit, a 170 m sobre el nivel del mar, merced a un afloramiento de aguas, subterráneas procedentes de las cotas más altas de la meseta del Gareb, de donde toma dirección noreste, atravesando terrenos terciarios y cuaternarios, uniéndosele en su recorrido algunos cursos meridionales del macizo de Beni Bu Ifrur, y tras rodear a la Alcazaba de Zeluán, acaba filtrándose en los terrenos arenosos del Bu Areg, antes de desembocar en la Mar Chica. Es decir, que este curso es el más regular de la región, habiéndose medido un caudal de 180 l/s. La extensión de la cuenca es, aproximadamente, de unos 40 km².

B. Cuenca occidental o del Kert. Ocupada en su mayor parte por la red hidrográfica del río Kert. No obstante distinguimos:

  1. Barrancos occidentales o del Kert. De características similares a los barrancos orientales, con la salvedad de que desembocan en ensenadas menos abruptas, atravesando terrenos terciarios más antiguos, debido al basculamiento hacia el este de la península. Destaca el arroyo Hedi, que desemboca en Cala Charranes, aprovechando la depresión tectónica de Ayelmán. Otro arroyo es el Sidi-Mesaud que desemboca en la ensenada de Igsasen, tras atravesar terrenos terciarios. El resto de las vaguadas carecen de importancia.
  2. El río Kert. Es el segundo curso más importante de Marruecos oriental. Presenta un trayecto de unos 70 km, excavando su curso en terrenos terciarios y cuaternarios. Nace en las alturas de Mezror, por confluencia de dos arroyos procedentes de la cábila de Guesnaya (el Kert) y de Beni-Tuzin (el Gan), constituyendo, en sus últimos 24 km, el límite suroeste de la Guelaya, terminando por desembocar en las playas situadas al sur de Punta Negri, en la cábila de Beni Bu Gafar. Dentro de esta zona el río recibe varios afluentes procedentes del macizo de Beni Bu Ifrur, y que, de sur a norte, se denominan: Melhan, Saona, Masin y Bohua. La extensión de la cuenca es de, aproximadamente, 1000 km².
YUS RAMOS, R. Y CABO HERNÁNDEZ, J.M. (1986). Guía de la Naturaleza de la región de Melilla. Ayuntamiento de Melilla.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: