3.6.3. Didáctica de las técnicas de progresión. Elección de lugar y las actividades

Elegir un lugar técnicamente interesante para la consecución de los objetivos propuestos y con riesgos lo más limitados posible. Lo ideal es un relieve con pendiente que se incline progresivamente, con una zona llana o casi llana en su base. A poder ser, en un entorno agradable que motive más a nuestros clientes.

Para enseñar a los clientes a progresar correctamente por todo tipo de terrenos deberemos progresivamente adaptar la motricidad y dominar las emociones. Adaptar la motricidad pasando de los más fácil (senderos) a lo más difícil (trepada).

  • Técnica general de progresión en llano → ascenso → descenso.
  • Técnicas específicas en pendientes de hierba → vegetación espesa → pedreras → zonas de bloques o canchales → terreno escarpado.

La naturaleza es un terreno en el que el análisis de las condiciones objetivas de seguridad es especialmente difícil. Un cliente debutante tendrá tendencia a subestimar o sobrestimar los riesgos potenciales de la progresión por un lugar determinado. Pero frecuentemente, el paso de una situación a otra es muy rápido, reflejo de una imaginación galopante, y se caracteriza por una serie de factores que podemos observar:

  • Pérdida de precisión en los apoyos.
  • Tendencia a cercarse o pegarse a la pendiente.
  • Equilibrio precario.
  • Regresión en la técnica de progresión.
  • Deslizamiento pasivo en caso de caída.

El técnico podrá actuar en varios sentidos:

  • Anticipándose a este tipo de situaciones eligiendo un terreno de prácticas adaptado al nivel de sus clientes, evitando situaciones de estrés.
  • Evitando los riesgos: zona de prácticas con riesgo limitado, técnicas de progresión eficaces y seguras…
  • Proponiendo situaciones o actividades que lleven a los clientes a automatizar ciertos comportamientos: colocación correcta de los pies según el terreno, posición correcta del cuerpo…

En cuanto a las actividades debe cumplir una serie de pautas:

  • Variedad: variar las actividades para mantener el interés.
  • Motivación: actividades atractivas y equilibradas, ni muy fáciles, ni muy difíciles.
  • Seguridad: evolucionar de la forma más libre y segura.
  • Alternancia: actividades fatigosas con relajadas, más fáciles con difíciles, prever tiempos de reposo suficientes.
  • Progresividad: siempre de los simple a lo complejo, introducir conocimientos a la medida de las necesidades, sin añadir elementos inútiles.
  • Densidad: valorar la cantidad de trabajo en las sesiones y evitar fases de espera. No exigir la perfección.
  • Lógica: las actividades deben constituir un todo y no un conjunto disparatado, se deben encadenar en una secuencia lógica, cada uno apoyándose en el anterior.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: