3.3.3. Técnica general de descenso

  • Según la inclinación de la pendiente, adoptar una posición más o menos encogida, con las rodillas bien flexionadas.
  • Visualizar el itinerario que vayamos a seguir.
  • Mirar con atención y elegir los mejores lugares para los apoyos de los pies.
  • Procurar apoyar toda la planta del pie.
  • No coger mucha velocidad.
  • Prestar aun más atención al terreno que en el ascenso, sobre todo en terreno resbaladizo.
  • Buscar los pequeños accidentes del terreno para apoyar los pies.
  • Procurar el busto no oscile exageradamente.
  • Amortiguar los choques flexionando bien las rodillas.
  • Uno o dos bastones pueden ser útiles.
  • Evitar bajar demasiado despacio pues perderemos la inercia del descenso y además deberemos hacer mucho esfuerzo de retención.
  • En descensos largos, realizar paradas de descanso es tan importante como a la subida.
  • Cuando sea posible extenderemos la zancada.
  • Si la pendiente se vuelve muy empinada, podremos descender haciendo diagonales.
  • Al igual que en la subida, el centro de gravedad sigue una línea paralela a la pendiente.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: