3.2.6. El peso que transportamos

Otro aspecto importante a tener en cuenta es la influencia del peso, bien sea del que nos añadimos al llevar una mochila o del nuestro propio.

Cuando una persona media camina a 4 km/h, gasta 3´1 kilocalorías cada minuto. Si pone sobre su espalda una mochila de 10 kg, el gasto asciende un 16%. Con esa diferencia, las calorías que consumimos en una hora con mochila nos permitirían caminar unos 70 minutos sin ella.

Por idénticas razones, a la misma velocidad, las personas con mayor peso corporal queman más calorías que las ligeras.

Un niño no debe pasar de carga el 10% de su peso corporal. Es decir, que un niño de 25 kg, su mochila no debe pesar más de 2,5 kg.

En ocasiones un aumento de peso insignificante en nuestro equipo puede suponer un sobre esfuerzo elevado para nuestro organismo. ¿Cuánto influye el peso del calzado en la marcha? Pequeños aumentos en el peso del calzado producen unas elevaciones tremendas del gasto energético. Por ejemplo, si una persona lleva un lastre de 500 g en cada pie (1 kg en total) gastará al caminar tanto como si llevara aproximadamente 5 kg en la mochila.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: