3.1.1. Movimientos de la marcha

Para la persona, caminar es algo grande. Ya desde la infancia, el momento en que dejamos de gatear será una fecha memorable y sin embargo no es normal que nos detengamos a pensar como realizamos esa acción tan fundamental para el ser humano en general y para el senderista en particular, pero vamos a hacer un pequeño análisis de cómo funciona nuestro medio de locomoción en sus aspectos más básicos.

La marcha humana es un medio de locomoción bípeda –dos pies-, que se realiza mediante un movimiento cíclico de los miembros inferiores, que conserva el equilibrio dinámico y aprovecha en más o menos medida la fuerza de la gravedad.

En la marcha, el cuerpo tiene que realizar simultáneamente una serie de acciones:

  • Rotación de las caderas.
  • Flexión de las rodillas durante el apoyo.
  • Basculamiento de la pelvis.
  • Movimiento del pie y del tobillo.
  • Movimiento de los brazos.
  • Movimiento de los hombros y cintura.

Todas estas acciones y muchas más se llevan a cabo al completar el ciclo de la marcha. Este ciclo va desde el comienzo del apoyo de un pie hasta el momento en que el mismo pie va a contactar de nuevo con el suelo, es decir, que consta de dos pasos.

Al descomponer en fases la marcha se da una serie de movimientos a los que podemos adjudicar un porcentaje de tiempo que dura un ciclo completo de la siguiente forma:

  • 0-15% desde el momento en que la pierna avanza y el pie toma contacto con el suelo mediante el talón hasta que se apoya totalmente en el suelo.
  • 15-40% el pie se mantiene apoyando plano en el suelo.
  • 40-50% el talón del pie retrasado se despega del suelo y el pie se apoya en los dedos.
  • 50-60% el pie retrasado se despega del suelo.
  • 60-75% la pierna avanza oscilando.
  • 75-100% la rodilla se extiende totalmente para comenzar un nuevo ciclo.

Entre el 0 y el 60% del ciclo de la marcha, el pie permanece en contacto con el suelo, y entre el 60 y el 100% el pie avanza sin estar apoyado. Aproximadamente durante un 50% del ciclo de la marcha los dos pies permanecerán en contacto con el suelo.

Durante todo este ciclo intervienen más partes del cuerpo, las caderas rotan y los hombros y brazos se mueven en sentido contrario para contrarrestar su efecto, a la vez que ayudan al ritmo y equilibrio de la marcha.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: