2.4.3. Vestuario. Protección de la cabeza

La cabeza sólo representa, más o menos, el 20% de la superficie corporal, pero como apenas tiene la protección del tejido adiposo, se puede perder casi un 40% del calor total de nuestro cuerpo.

Para protegernos del frío podemos utilizar un pasamontañas fino de polipropileno si no hace mucho frío, o pasarnos a uno de forro polar para temperaturas más extremas. Para evitar el viento podemos utilizar la capucha de la chaqueta o también pasamontañas o gorros con membrana paravientos. Una opción muy polivalente son los tipo Buff.

Cuando nos encontramos en medio de una ventisca nos será muy útil una máscara de neopreno, ya que mantiene el calor y evita que la nieve castigue la piel de la cara al chocar contra ella a gran velocidad.

En verano un buen gorro nos protegerá la cabeza de las insolaciones.

Los ojos deben estar a salvo de las radiaciones solares y para ello es imprescindible utilizar gafas de sol que filtren el 100% de los rayos ultravioletas, y más del 80% de los rayos infrarrojos y de la luz visible, puede ser conveniente que tengan protecciones laterales.

La piel y los labios deben ser tratados con cremas y barras de labios de alto factor de protección, para evitar las típicas quemaduras solares.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: