2.5.6. El equipo. Hornillos

Podemos dividir los hornillos en tres grupos, según el tipo de combustible que utilicen: sólido, líquido o gaseoso.

La altitud y el frío dificultan el rendimiento de combustibles. Esto lo debemos tener en cuenta a la hora de seleccionar nuestro hornillo. Mientras al nivel del mar podemos tardar 1 minuto en que el agua comience su ebullición, casi 2 min a unos 1500 m y unos 4 min a los 3000 m.

Combustible sólido.

Se suelen utilizar pastillas de alcohol o hexamina. Los hornillos que usan este combustible son muy ligeros, ya que solo ocupan el espacio de un paquete de tabaco y no pesan casi nada. Son limpios y sencillos de manejar, pero su gran inconveniente es su poca fuerza calorífica. Se utilizan sobre todo para calentar un caldo, un te, pero no son aconsejables para cocinar.

Aunque siempre está la imaginación para ver cosas como las siguientes.

Combustible líquido.

  • Derivados del petróleo. Aquí podemos agrupar a la gasolina, queroseno, benzina, nafta… Son fáciles de encontrar en cualquier lugar del mundo, su combustión alcanza mayor temperatura que la de ningún otro. Como principales inconvenientes presentan: suciedad, mal olor, toxicidad, posible obstrucción de la boquilla de salida del combustible, necesidad de presión, se muy inflamables; son difíciles de manejar. Son muy recomendable para montaña invernal a gran altura y frío extremo, ya que funcionan por debajo de -20ºC.
  • El alcohol de quemar o metanol tiene la mitad de poder calorífico que los anteriores y es recomendable para actividades de excursionismo y media montaña. Son hornillos de fácil utilización y mantenimiento. no ensucian casi nada. Pero tienen una difícil regulación de la llama y son más lentos que otros.

Combustible gaseoso.

El gas ha sido siempre el más utilizado en montaña por su facilidad de manejo, limpio y fácil mantenimiento; además de ser el “menos” peligroso de todos. Los gases más habituales son el butano y la mezcla de butano/propano en diferentes proporciones.

  • Butano. Resulta de conseguir en casi cualquier sitio. Es adecuado para temperaturas superiores a -1ºC y poca altitud.
  • Butano/Propano. Esta mezcla está sustituyendo rápidamente al butano, porque proporciona un mejor rendimiento a bajas temperaturas gracias a la volatilidad del propano, resultando más o menos operativo hasta los -20ºC, por lo que es muy recomendable para la actividad invernal. Como detalles a tener en cuenta tenemos: su uso prolongado deteriora el hornillo y un cartucho lleno proporciona mejor rendimiento energético que uno casi vacío debido que contiene combustible líquido y gaseoso, y este último es más rico en propano, por lo que la proporción de la mezcla se irá descompensando a medida que se vacía el cartucho.

Recomendaciones.

  • Prueba tu hornillo en lugares tranquilos para familiarizarte con su uso y sus limitaciones.
  • El viento ralentizará la tarea de cocinar, por lo que debemos proteger el hornillo con algún tipo de paravientos: roca, esterilla…
  • Si disponemos de una batería acoplable, podemos aprovechar el calor que se escapa con el vapor para calentar algo mientras cocinamos.
  • Si no empleamos combustibles muy puros, es probable que se obstruya el hornillo.
  • Debemos evitar cocinar dentro de la tienda de campaña, ya que todo lo que hay dentro de ella es altamente inflamable.
  • Su uso prolongado puede generar cierta atrofia en el sentido del equilibrio mientras nos desplazamos por montaña, creando una ligera dependencia de ellos.
  • Siempre debemos llevar más de un sistema para encender fuego: mechero, cerillas anti-tormenta.
  • Nunca llevaremos el hornillo montado mientras lo estemos transportado, y que se puede abrir la válvula y ocasionar un escape de combustible.
  • Solo debemos llenar las botellas de carburante hasta los dos tercios, ya que siempre hay una dilatación del combustible.
  • Ocultar combustible en un avión puede costarte una multa y una seria situación con la justicia.
  • Nunca debemos cambiar los cartuchos de gas en un lugar cerrado, incluso un cartucho extraíble. Casi siempre, una pequeña cantidad de gas permanece dentro de un cartucho usado, que al salir de este puede inflamarse si entra en contacto con una superficie caliente. Por ello, tampoco debemos de echarlos al fuego, ya que pueden explotar.
  • Nunca llenaremos o rellenaremos un hornillo de gasolina en un lugar cerrado. El vapor, invisible e inflamable, fluye desplazándose distancias considerables mientras lo vertemos en el hornillo.
  • Siempre debemos utilizar los envases recomendados para contener combustibles inflamables mientas hacemos uso de ellos.
Anuncios

1 Response so far »

  1. 1

    EDU BILBAO said,

    Un consejo, si no somos capaces de freir unos güevos y patates en la sarten en casa sin manchar la cocina, abstenerse de cocinar dentro de una tienda de campaña! estamos rodeados de materiales altamente inflamables, asi que NUNCA salvo que se vaya la vida en ello cocineis dentro de la tienda, hay muchas formulas e ingenios para poder hacerlo fuera de ella.
    MSR presenta los quemadores mas reducidos y ligeros con una capacidad calorifica impresionante, son auténticos sopletes, y un peso mínimo.


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: