Archive for enero 9, 2011

2.5.11. El equipo a llevar

  • Reloj.
  • Material de comunicación: radio, teléfono…
  • Botiquín.
  • Material de orientación.
  • Manta térmica.
  • Silbato.
  • Materiales de reparación.
  • Cantimplora.
  • Frontal.
  • Mechero, cerillas.
  • Navaja.
  • Cubiertos.
  • Gafas de sol.
  • Protección solar.
  • Chaqueta impermeable, pantalón.
  • Ropa de abrigo.
  • Ropa de repuesto.
  • Guantes.
  • Comida.
  • Funda de Vivac.
  • Bastón telescópico.
  • Documentación, dinero, listado de teléfonos y frecuencias de radio.
  • Saco de dormir.
  • Aislante.
  • Plástico.
  • Hornillo.
  • Batería de cocina.

Leave a comment »

2.5.10. El equipo. Material de reparaciones

Para solucionar cualquier contratiempo que nos puede causar una rotura o avería en nuestros material, debemos llevar lo imprescindible para efectuar estas reparaciones de emergencia. Proponemos un material de reparaciones que puede ser útil. No obstante se puede incluir o cambiar cualquier cosa que así se considere.

  • Aguja e hilo.
  • Aguja gorda (lana) e hilo de bramante.
  • Hilo metálico para limpiar obstrucciones en el hornillo.
  • Imperdibles.
  • Tubito de pegamento.
  • Velas.
  • Cordino fino entre 3 y 5 mm.
  • Cinta americana.

Comments (1) »

2.5.9. El equipo. Bastones de trekking

Son diferentes a los bastones de esquí. La punta es mas resistente para soportar el esfuerzo al impactar en tierra, nieve, roca…, la arandela es más pequeña, son ligeros y además son regulables.

Nos serán de gran ayuda al caminar por terreno nevados, saltar grietas, cruzar ríos, y sobre todo, a la hora de portear grandes cargas, descargando cierta parte del peso en ellos, sobre todo en los descensos.

Su uso prolongado puede generar una cierta atrofia en el sentido del equilibrio mientras nos desplazamos por montaña, creando una ligera dependencia de ellos.

Recientemente se ha incorporado al mercado otro tipo de bastones para la práctica de la marcha nórdica.

Comments (1) »

2.5.8. El equipo. Cantimplora

Las más recomendables son las de aluminio vitrificado, ya que tardan mucho en coger olores y sabores, pero su boca es demasiado estrecha a la hora de llenar de agua recién fundida y un buen golpe puede dejarla completamente inservible. Si tiene funda aislante, protegerá durante más tiempo del frío al contenido, evitando incluso la congelación. Una de las marcas más conocidas es SIGG y Nalgene.

Los nuevos modelos que aparecen en el mercado construidos a base de poliuretanos que aparecen en el mercado construidos a base de poliuretanos con poliamida son ligeros y muy resistentes y tienen la ventaja de tener la boca ancha con lo cual son más fáciles de rellenar, pero en seguida cogen olor y sabor y es imposible ponerlas al calor de un hornillo para fundir el líquido que se haya congelado.

Las típicas botellas de refrescos son una opción interesante, ya que cuando están vacías no ocupan espacio, son indestructibles.

Comments (1) »

2.5.7. El equipo. Linterna frontal

Es el modelo ideal para utilizar en montaña, ya que ne todo momento nos deja las manos libres.

Podemos utilizar dos tipos de bombilla: halógena (tiene más potencia pero consume hasta tres veces más batería) y normal (menos potencia pero mayor duración). Las halógenas alcanzan hasta 100 m y su luz es más blanca e intensa.Las baterías pueden ser normales o alcalinas, siendo estas últimas las más duraderas y bastante más caras que las normales. También hay pilas recargables de niquel/cadmio, económicas y ecológicas, pero son de corta duración y por lo tanto, no muy recomendables para excursiones largas.

El frío y la humedad son los principales enemigos de las baterías, acortando considerablemente su vida, por lo que es muy recomendable protegerlas cuando no se usan dentro de bolsitas de plástico y lo más próximo al cuerpo, y por la noche, si hace mucho frío, dentro del saco.

Comments (1) »

2.5.6. El equipo. Hornillos

Podemos dividir los hornillos en tres grupos, según el tipo de combustible que utilicen: sólido, líquido o gaseoso.

La altitud y el frío dificultan el rendimiento de combustibles. Esto lo debemos tener en cuenta a la hora de seleccionar nuestro hornillo. Mientras al nivel del mar podemos tardar 1 minuto en que el agua comience su ebullición, casi 2 min a unos 1500 m y unos 4 min a los 3000 m.

Combustible sólido.

Se suelen utilizar pastillas de alcohol o hexamina. Los hornillos que usan este combustible son muy ligeros, ya que solo ocupan el espacio de un paquete de tabaco y no pesan casi nada. Son limpios y sencillos de manejar, pero su gran inconveniente es su poca fuerza calorífica. Se utilizan sobre todo para calentar un caldo, un te, pero no son aconsejables para cocinar.

Aunque siempre está la imaginación para ver cosas como las siguientes.

Combustible líquido.

  • Derivados del petróleo. Aquí podemos agrupar a la gasolina, queroseno, benzina, nafta… Son fáciles de encontrar en cualquier lugar del mundo, su combustión alcanza mayor temperatura que la de ningún otro. Como principales inconvenientes presentan: suciedad, mal olor, toxicidad, posible obstrucción de la boquilla de salida del combustible, necesidad de presión, se muy inflamables; son difíciles de manejar. Son muy recomendable para montaña invernal a gran altura y frío extremo, ya que funcionan por debajo de -20ºC.
  • El alcohol de quemar o metanol tiene la mitad de poder calorífico que los anteriores y es recomendable para actividades de excursionismo y media montaña. Son hornillos de fácil utilización y mantenimiento. no ensucian casi nada. Pero tienen una difícil regulación de la llama y son más lentos que otros.

Combustible gaseoso.

El gas ha sido siempre el más utilizado en montaña por su facilidad de manejo, limpio y fácil mantenimiento; además de ser el “menos” peligroso de todos. Los gases más habituales son el butano y la mezcla de butano/propano en diferentes proporciones.

  • Butano. Resulta de conseguir en casi cualquier sitio. Es adecuado para temperaturas superiores a -1ºC y poca altitud.
  • Butano/Propano. Esta mezcla está sustituyendo rápidamente al butano, porque proporciona un mejor rendimiento a bajas temperaturas gracias a la volatilidad del propano, resultando más o menos operativo hasta los -20ºC, por lo que es muy recomendable para la actividad invernal. Como detalles a tener en cuenta tenemos: su uso prolongado deteriora el hornillo y un cartucho lleno proporciona mejor rendimiento energético que uno casi vacío debido que contiene combustible líquido y gaseoso, y este último es más rico en propano, por lo que la proporción de la mezcla se irá descompensando a medida que se vacía el cartucho.

Recomendaciones.

  • Prueba tu hornillo en lugares tranquilos para familiarizarte con su uso y sus limitaciones.
  • El viento ralentizará la tarea de cocinar, por lo que debemos proteger el hornillo con algún tipo de paravientos: roca, esterilla…
  • Si disponemos de una batería acoplable, podemos aprovechar el calor que se escapa con el vapor para calentar algo mientras cocinamos.
  • Si no empleamos combustibles muy puros, es probable que se obstruya el hornillo.
  • Debemos evitar cocinar dentro de la tienda de campaña, ya que todo lo que hay dentro de ella es altamente inflamable.
  • Su uso prolongado puede generar cierta atrofia en el sentido del equilibrio mientras nos desplazamos por montaña, creando una ligera dependencia de ellos.
  • Siempre debemos llevar más de un sistema para encender fuego: mechero, cerillas anti-tormenta.
  • Nunca llevaremos el hornillo montado mientras lo estemos transportado, y que se puede abrir la válvula y ocasionar un escape de combustible.
  • Solo debemos llenar las botellas de carburante hasta los dos tercios, ya que siempre hay una dilatación del combustible.
  • Ocultar combustible en un avión puede costarte una multa y una seria situación con la justicia.
  • Nunca debemos cambiar los cartuchos de gas en un lugar cerrado, incluso un cartucho extraíble. Casi siempre, una pequeña cantidad de gas permanece dentro de un cartucho usado, que al salir de este puede inflamarse si entra en contacto con una superficie caliente. Por ello, tampoco debemos de echarlos al fuego, ya que pueden explotar.
  • Nunca llenaremos o rellenaremos un hornillo de gasolina en un lugar cerrado. El vapor, invisible e inflamable, fluye desplazándose distancias considerables mientras lo vertemos en el hornillo.
  • Siempre debemos utilizar los envases recomendados para contener combustibles inflamables mientas hacemos uso de ellos.

Comments (1) »

2.5.5. El equipo. La tienda de campaña

El ser humano nómada necesitaba protegerse de la intemperie y para ello se servía de unas tiendas primitivas construidas a base de palos de madera y pieles. Las campañas militares en un principio, las exploraciones científicas y más tarde las alpinas, junto con la total falta de refugios de montaña, han contribuido a un necesario desarrolla de aquella cobertura ancestral hasta las modernas tiendas que existen hoy en día.

Al principio las tiendas solo tenían un mástil y un cuerpo, más tarde apareció el doble techo y al añadirle otro mástil y un travesaño surgió la canadiense. En los años 70 aparecen las tiendas túnel e iglú (semiesféricas o geodésicas) que permiten un mayor aislamiento térmico, optimización del espacio al no haber esquinas, oponen menos resistencia al viento y son de rápido montaje aunque hay malas condiciones. Últimamente se están poniendo de moda las fundas de vivac-tienda, ligeras y sencillas, para una o dos personas que se encuentran haciendo una travesía larga y para las cuales el factor peso es vital.

En un principio el material más habitual era el algodón, pero su peso excesivo a favorecido la aparición de tiendas con tejidos totalmente sintéticos, más ligeros y resistentes y totalmente impermeables a base de inducidos de poliuretano. El más utilizado es el nailon, aunque el poliester también se utiliza.

Componentes de una tienda.

  • Doble techo. Es la parte más exterior de la tienda y la que va a soportar directamente las inclemencias del tiempo. Se solía fabricar de lona, pero hoy en días los materiales habituales son el poliester y la poliamida por su ligereza e impermeabilidad, aunque también se usan tejidos microporosos. Las costuras deben estar temoselladas o soldadas con silicona y los anclajes al suelo deben ir con refuerzos y tensores elásticos.
  • Cuerpo interior. Es el habitáculo donde vamos a permaneces cuando durmamos o queramos protegernos de las condiciones exteriores. Para su fabricación se mezcla algodón con fibras artificiales, aunque estas últimas son las más utilizadas. El caso es que transpiren y sean ligeros. El acceso al interior suele ser poro una puerta doble con cremallera bidireccional, compuesta por una mosquitera y una puerta impermeable.
  • El suelo se fabrica generalmente en poliester inducido con poliuretano dado su ligereza y alta impermeabilidad, pero son frágiles. El PVC es el más resistente, no cala, pesa demasiado. Se utiliza para tiendas de camping.
  • Varillas y mástiles. Son los dos sistemas de sustentación que utilizan las tiendas. Mástiles para tiendas canadiense y piramidal forman una estructura bastante rígida. Varillas más flexibles y resistentes, utilizadas en iglúes y formas geodésicas. Las varillas pueden ser de fibra de vidrio o de aleaciones de aluminio más ligeras, flexibles y resistentes.
  • Piquetas. Pueden ser de metal: hierro y aleaciones de aluminio, mucho más ligeras y se adaptan mejor al suelo. Plástico, unas piquetas tradicionales, son muy ligeras y rígidas por lo tanto se parten con cierta facilidad en terreno duros. Otras con rosca de tornillo, se hace un agujero y se meten a rosca.

Tiendas de baja, media y alta montaña.

Tiendas de baja y media montaña son aquellas destinadas a utilizar en camping o montaña estival, llamadas: tres estaciones.

En ellas se busca la comodidad, por tanto deben ser espaciosas y robustas, por lo que son tiendas muy pesadas. El suelo conviene que sea de PVC, por su dureza soportará mejor cualquier tipo de terreno. El cuerpo interior suele ser de algodón para facilitar la transpiración, aunque se puede combinar con nailon, dándole mayor ligereza y resistencia pero perdiendo transpirabilidad. El doble techo puede ser de lonas acrílicas, pesados pero de gran resistencia. O de nailon, éstos son muy ligeros y conviene que lleven las costuras selladas.

Tiendas de alta montaña son tiendas muy técnicas y sus características principales son la ligereza y la solidez. Llamadas de cuatro estaciones.

Todas las costuras del doble techo y suelo deben estar selladas. Así como tener abundantes detalles técnicos: bolsillos laterales en el habitáculo, cremalleras de doble cursor, respiraderos, gancho para colgar la cocinilla, malla colgada para dejar cosas. Los faldones del doble techo son de gran importancia, ya que evitan la entrada de nieve y sella mejor la cámara de aire creada entre el cuerpo interior y el doble techo. El avance es importante para poder cocinar, dejar el material, las mochilas, calzarse.

Consejos.

  • Tener una tienda con dos puertas, facilita su ventilación y un acceso más cómodo.
  • Los rayos ultravioleta y las sobre tensiones ocasionadas por el calor, pueden evitarse montando la tienda a la sombra.
  • Lubricar periódicamente varillas y cremalleras con un aerosol de silicona evitará la corrosión y actuará como anticongelante.
  • No cerrar del todo la puerta si es posible, ya que facilitaremos la evaporación de la condensación.
  • No encender hornillos dentro, es aconsejable cocinar en el avance.
  • Antes de guardar la tienda conviene asegurarnos que no está mojada, secarla y limpiarla.

 

Leave a comment »

2.5.4. El equipo. La colchoneta aislante

Es un elemento imprescindible a la hora de dormir en la montaña. No solo nos aísla del frío procedente del suelo sino que nos amortigua las irregularidades y dureza del terreno.

La calidad de una colchoneta dependerá de su espesor, densidad y material de fabricación. Tipos, espesos y peso y características de las colchonetas:

  • Clásicas o sencillas (9 mm de espesor y 300 g de peso). Material mocroporoso (Eva, Icolen o Foan) de distintas densidades y grosores.
  • Acanaladas (13 mm de espesor y 300 g de peso). Materiales similares a los anteriores, su diseño acanalado permite crear cámaras de aire.
  • Autoinflables (35 mm de espesor y 800 g de peso). Nailon o poliester. Autoinflado casi total gracias a su relleno de celdillas. Cómodas pero no muy aislantes con mucho frío.
  • Inflables (40 mm de espesor y 450 g de peso). Nailon y poliuretano. Ligeras y de poco volumen, delicadas. Deben tener compartimentos de hinchado independientes.
  • Aluminizadas (3 mm de espesor y 200 g de peso). Son las más ligeras, las más incómodas y las menos aislantes.

Comments (1) »

2.5.3. El equipo. La funda de vivac

Lo utilizaremos cuando no llevemos tienda de campaña y nos veamos obligados a realizar un vivac, protegiéndonos del viento y de la humedad.

  • La funda debe ser impermeable y transpirable, con las costuras termoselladas, lo que nos conduce directamente a los tejidos dotados de membrana. En situaciones de frío intenso, la condensación se puede congelar en el exterior de la funda, bloqueando completamente la transpiración.
  • Debe ser amplia, para albergar con suficiencia al saco de dormir y no comprimir el relleno.
  • Estará provista de un cordino con cierre de tanca en la capucha para aislarse completamente cuando llueva.
  • Debemos prescindir de aquellas fundas que solo tengan membrana por la parte superior, ya que transpiran pero y además, en mitad de la noche podemos darnos la vuelta, con lo que quedará hacia arriba la parte de nailon con poliuretano inyectado, dejando de funcionar la evacuación de la transpiración y amaneciendo, por lo tanto, con el saco completamente empapado.

Leave a comment »

2.5.2. El equipo. El saco de dormir

El ser humano, desde siempre, se ha encontrado en multitud de situaciones en las que no le ha quedado más remedio que dormir a la intemperie. La importancia de descansar bien, combinada con las circunstancias meteorológicas, han contribuido a que a lo lardo de toda la historia humana se hayan inventado múltiples sistemas de aislamiento contra el frío a la hora de pasar la noche.

Características.

La capacidad térmica, el peso, las dimensiones del saco dentro de la bolsa y su forma, junto con el tipo de actividad que vayamos a realizar, son detalles a tener en cuenta a la hora de elegir nuestro saco de dormir.

  • La capacidad térmica viene determinada por el espesor de la capa aislante y su calidad, el tipo de construcción y los detalles técnicos que se le incorporen: collarín, forma de la capucha… Estos tres factores definen la calidad de un saco.
  • El volumen de un saco plegado variará en función del espesor de los tejidos y la facilidad de compresión de su relleno. Cuanto menos ocupe, más cómodo será el transporte.
  • El peso. La búsqueda de ligereza ha traído consigo una mayor investigación de los diferentes tipos de construcciones y materiales de revestimiento, así como de fibra  de relleno. La diferencia entre un saco pesado y uno ligero está en la capacidad de aislamiento que este nos proporcionará, la elección de uno u otro dependerá del uso que vallamos hacer de él.
  • Las dimensiones de un saco de dormir determinan la libertad de movimientos y la cantidad de aire a calentar en su interior. Un saco muy estrecho será muy incomodo, y un saco demasiado ancho será difícil de calentar, por lo que debemos escoger uno que nos deje espacio suficiente para movernos sin que tengamos que calentar mucha masa de aire. Investigaciones recientes demuestran que un 70% de la capacidad térmica la aporta la capa aislante y el 30% el espacio interior del saco.

Construcciones más usuales.

Cuando se confecciona un saco, además del relleno y de los tejidos interior y exterior, se tiene en cuenta otro factor de importancia vital en cuanto a capacidad calorífica del saco: la construcción. Ésta puede ser básicamente de tres tipos:

  • Construcción simple. Posee costuras frías (puntos sin cámara de aislamiento), son ligeros y su capacidad térmica es muy reducida. Son recomendables para verano.
  • Construcción doble. Son dos capas de tejido anti-pluma y dos de tejido muy poroso con el fin de reducir peso y permitir mejor la circulación del aire caliente. Para evitar la pérdida de calor por los puntos fríos, las costuras del volumen exterior e interior van contrapeadas. Estos sacos tienen una gran ventaja sobre otros, son muy resistentes al uso, duran más, y como inconveniente podríamos decir que pesan un poco más.
  • Construcción en tabiques. En este tipo de confección se utilizan dos capas de tejido anti-pluma unidas mediante unas tiras de material ligero y poroso a modo de tabiques. De esta manera se crean unos compartimentos, tipo cajón , que facilita el hinchado del plumón dándole al saco un espesor uniforme evitando así los puntos fríos. El aire caliente pasa con facilidad a través de los tabiques repartiendo el calor de forma homogénea. Son sacos más ligeros, pero mucho más delicados y de vida más corta.

Detalles técnicos de un saco.

La calidad de un saco viene dada por diferentes aspectos técnicos:

  • Collarín aislante. Es indispensable para evitar la pérdida de calor por convección. Es conveniente que se pueda cerrar en torno a nuestro cuello con un cordón elástico.
  • Capucha. Por la cabeza siempre se pierde gran cantidad de calor, por lo que la capucha de neustro saco debe estar preformada para que la envuelva completamente, y provista de cordinos elásticos para ceñirla lo más posible.
  • Cremalleras. Deben ser de buena calidad e inyectadas, de doble cursor.
  • Solapa térmica aislante. Para que no entre el frío a través de la cremallera deberá llevar una solapa gruesa y rellena, es importante que en la unión de ésta al interior del saco no haya costuras frías. En el exterior es aconsejable una tapeta de nailon (nylon) para cubrir la cremallera e impedir el paso del viento.

En la siguiente imagen podemos ver algunas partes del saco: 1.- Base espaciosa; 2.- Tapeta térmica en cremallera; 3.- Ceñidor de cabeza; 4.- Capucha ajustable; 5.- Collar térmico ceñidor; 6.- Velcro de ajuste en hombros; 7.- Costuras diferenciadas; 8.- Cremallera de doble cursor; 9.- Banda antideslizante; 10.- Cintas para colgar.

Materiales de confección.

Los tejidos de revestimiento exterior deben proteger al saco del viento, del agua y del escape del relleno aislante, por lo cual los hilos son muy finos y poseen una alta densidad, se les aplica un tratamiento hidrófugo para el rechazo del agua. Todos parten de un tafetán que cada casa le da un acabado diferente.

El relleno.

A la hora de escoger entre pluma o fibra tenemos que tener muy claro para qué lo queremos y en qué condiciones lo vamos a utilizar.

Para frío seco y temperaturas extremadamente bajas, el rendimiento de la pluma es incuestionable. Sus principales cualidades son, su excelente aislamiento, su poco volumen y peso. Los inconvenientes, pierde poder de aislamiento con la humedad y tarda mucho tiempo en secar.

En condiciones de frío húmedo o de posibilidad de mojar el saco, la fibra es una buena elección debido a su escasa absorción de humedad y rápido secado, junto con su excelente capacidad de transpiración.

Un saco de pluma tiene una duración sin perder sus propiedades mucho más larga que un saco de fibra.

Algunas fibras que se utilizan para sacos:

  • Polarguard. Tejido que consiste en la unión de fibras cortas de poliester unidas con resinas o embutidas. Se hila de forma continua, esto elimina los puntos fríos.
  • Polarguard HV. Resulta del vaciado interior de la misma fibra de Polarguard, eliminando peso aunque no su capacidad calórica.
  • Thermastat. Tejido resultante del trenzado de fibras huecas de polyester confiriendo una alta capacidad de regulación de temperatura al microclima que se crea en el interior del saco, deja salir el vapor de agua.
  • Primaloft. Microfibras sintética con propiedades físicas y térmicas similares a las de la pluma, a igual peso y densidad es tan caliente como la pluma.
  • Micraloft de Ajungilak. Combinación de fibras huecas de polyester siliconado con fibras algo más finas que el decitex normal. Esta combinación forma tejidos multicapa favoreciendo la capacidad calorífica.

Mantenimiento.

  • Lavas a mano con agua fría y jabones especiales, aclarándolo abundantemente.
  • El secado debe ser a la sombra con el saco extendido horizontalmente y deshaciendo manualmente los apelmazamientos de pluma o fibra.
  • El almacenamiento debe ser fuera de la funda, colgado o extendido.
  • Una sábana interior proporciona más comodidad y preservará el saco de la suciedad. En caso de no tener, se recomienda dormir con una camiseta y una malla fina.

Leave a comment »